jueves, 24 de mayo de 2018

El deporte nacional


El deporte nacional

La envidia y la habladuría es el deporte nacional
junto a las corruptelas de la clase política,
que tanto monta como monta tanto
el y tú más que dicen los unos a los otros,
para finalmente irse de rositas
por haber prescrito los delitos
y marcharse para casa todos muertos de risa.

Pero lo que menos me gusta de éste país que es mi patria
que aquí nunca pasa nada,
unas veces por culpa de las izquierdas
y otras veces por las derechas
nos vamos a ir todos a hacer puñetas
y perderemos como siempre las clases bajas y media.

Estamos asados de pagar tantos impuestos
que nos vamos a quedar en los tristes huesos,
para que esta panda de chulos y chorizos
se queden con nuestros dineros
llevándoselos al extranjero.

Deseo que un día no muy lejano
este país mío despierte del letargo
y nos echemos todos a la calle
para protestar contra estos delincuentes,
y los veamos a todos juntos en la cárcel
pero devolviendo antes todo lo robado naturalmente.

Ojalá tengamos una justicia rápida y certera
que aparte de detener a putas y porretas
sea capaz de meter a esta clase política en vereda,
para que dejen de robarnos a manos llenas
y podamos ser un país libre de pobreza y miserias.

Con el ruido de sartenes y cacerolas
saldremos a realizar al paseíllo y la ola,
para que nunca sea nuestro destino
el terminar empobrecidos
como el célebre corralito argentino.

Que por menos motivos
se organizó hace años
la del dos de mayo,
y mira como terminaron los gabachos
metidos entre las piernas el rabo.

 Resultado de imagen de España Corrupta

miércoles, 23 de mayo de 2018

Que llueva que llueva


Que llueva que llueva

Que llueva que llueva la Virgen de la Cueva, ojalá sea bueno el dicho de que los pajaritos cantan, las nubes se levantan, porque con tanta agua tengo hasta ranas debajo de la cama.
Y es que dice el refranero que las tormentas de mayo, tardías y con perjuicio y es que el exceso de agua está perjudicando los frutales y anegando los huertos.
De toda la vida fue costumbre de los más creyentes y devotos sacar a los santos en procesión para invocar y hacer rogativas para que lloviera en tiempos de gran sequía y ahora creo llegado el momento de tenerlos que sacar para que deje de llover, porque creo que ya está bien.
Como decía aquel hortelano gallego, que era bueno que lloviera pero por la noche y con cierta moderación para que el pudiese trabajar de sol a sol y no se le estropease del campo la producción.
Dicen que por mis andares me ven con pie de poeta, lo mismo es que me pasa como a los gorrinos que hasta los andares son buenos y yo los tengo poéticos.
Que cachondos son algunos de mis amigos pero eso está bien que el humor nunca nos falte y el que sea feo que haga los recados de noche jejeje….
Será que con tanta agua empiezo a tener goteras en la cabeza y empiezo a mezclar churas con merinas, como si fuesen ovejas entremezclando las inclemencias del tiempo con las letras de mis poemas jajaja…..

Pa que la realidad no se sufra tanto
ojalá que llueva café en el campo
pa que en todas partes oigan este canto,
ojalá que llueva café en el campo
pa que los niños canten este canto.

 Resultado de imagen de que llueva la virgen de la cueva

sábado, 19 de mayo de 2018

Villanueva de la Vera por rondeñas


Villanueva de la Vera por rondeñas

Me gustaría que estas letras fuesen como gotas de rocío mañaneras y con olor a frescura supieran plasmar toda la belleza de tu hermosura, y todo el esplendor de esta tierra verata.

Cuando oigo una guitarra
me dan ganas de llorar,
me acuerdo de Villanueva
la tierra de mi soñar
que es lo mejor de la Vera.

Hablo de un pueblo del norte de mi Extremadura, de la comarca de la Vera, en las estribaciones de la Sierra de Gredos, donde parece juntarse a lo lejos la tierra con el cielo.

Villanueva, Villanueva
bien nombrada vas a ser,
vas a recorrer toda España
en un pliego de papel.
       
De donde el mismo Dios dijo al crearla que era un rincón del paraíso, lo mejor con diferencia.

El día que yo me muera
una guitarra sonara
tocando una rondeñita
con ella resucitara.

Naturalmente que hablo de Villanueva de la Vera, con sus calles empedradas que nos recuerdan el medievo, su barrio judío conjunto monumental, donde el agua es el protagonista, junto con la belleza de su flora y fauna.

Vengo de la Vera, vengo
de la alta Extremadura
de ponerle a mi caballo
de plata las herraduras.

Pueblo, cuna de hermosas mujeres, hombres de tez morena y gente partocha muy campechana.
Suenan las cuerdas de sus laudes y guitarras y esas voces serranas desde la mañana al apardear la tarde entonando picaras rondeñas que salen del fondo de su alma.

Allá va la despedida
al estilo de Velázquez,
quien tenga novia que joda
y quién no que se la casque.

 Imagen relacionada



Translate